Prólogo - Colegio Verdemar

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Prólogo

Verdemar > Pequeña historia > 2000-2013

Podemos considerar esta década como la del cambio. Comenzamos con el cambio de siglo, que supuso una gran preocupación; había un temor universal porque este cambio supusiera una pérdida de toda la información guardada en los sistemas informáticos.

En Verdemar, todos sus miembros, a su vez hemos tenido una
gran inquietud debido a la ausencia por diferentes motivos (sobre todo las jubilaciones) de las personas que habían soñado, creado y desarrollado su idea de educación con el espíritu Verdemar.

Nos encontramos en un momento de cambio y renovación; el
profesorado se está rejuveneciendo, lo cual es una gran alegría, porque todos tienen grandes ideas y expectativas para Verdemar; pero también nos ha causado miedo perder los ideales de nuestro comienzo. Esta situación nos ha hecho revisar y recoger toda la información que nos parece necesaria para poder continuar.

Se ha creado una conciencia generalizada en todos aquellos
que comenzaron por transmitir el sentido de todo el trabajo
realizado desde sus inicios y en los que ahora están y van a
crear su futuro, en comprender y mantener ese espíritu.

Como dice Miguel de Unamuno: “el progreso consiste en el
cambio”. Y claramente eso es lo que destaca en esta década, el cambio lo abarca todo. La sociedad ha pasado de una educación autoritaria a otra más permisiva que debe fundamentarse en el respeto, la ternura y el afecto.

La tecnología es otro gran cambio que ha invadido de manera
exponencial todos los niveles de nuestra vida. La televisión ejerce gran influencia en la educación de las nuevas generaciones, no tan adecuadamente como cabría esperar, porque a la vez que nos aporta muchas y variadas informaciones así como la posibilidad mucho mayor de poder elegir qué ver, nos bombardea con una gran cantidad de programación que podemos considerar telebasura porque no proporciona ningún valor adecuado, sino que incluso envía mensajes equívocos a los jóvenes: hay que ser famoso, hay que conseguir éxito y fortuna aunque tengamos que vender nuestra intimidad y nuestra dignidad.

Los móviles e internet, han entrado en nuestras vidas de una
manera tan rápida y sorprendente que nos han abierto una ventana al mundo, una posibilidad de trabajo y acceso a la información increíble; pero va mucho más rápido que nosotros, que viendo desde el principio sus asombrosas posibilidades, debemos desarrollar recursos para analizar y solucionar los problemas que nos puede crear su uso inadecuado.

Esto ha llegado a Verdemar, por supuesto, las nuevas tecnologías,
las pizarras digitales en todas las clases, internet (con
sus problemas de conexión ajenas al Centro) pero también han
llegado algunos de los problemas de su desconocimiento y uso inadecuado, exigiéndonos por una parte una constante renovación y un cuidado y nueva educación al alumnado.

El cambio llega también a los más pequeños, con la irrupción
de las videoconsolas que ha modificado la forma de juego tradicional, pasando a un juego más individual, menos participativo y menos creativo.

En cuanto al paso de diferentes gobiernos también ha supuesto
el cambio de leyes de educación, LOCE primero y posteriormente LOE.

Para las cooperativas de enseñanza de Cantabria, en la que
nos hayamos inmersos, el cambio ha supuesto la creación de ACES-Cantabria, para unir esfuerzos y defender nuestros derechos. Esta unión ha conllevado la creación de las jornadas intercooperativas con el alumnado que han resultado muy enriquecedoras.

La apertura al mundo no solo la hemos realizado de una manera
virtual, sino que también ha supuesto una actuación
personal mediante los intercambios realizados a partir de
las segundas lenguas extranjeras impartidas en Secundaria
en Verdemar, francés y alemán. Un intercambio bianual con
alumnado de esos países, no siempre se ha podido llevar a cabo por problemas organizativos, pero en general se ha realizado y ha abierto ya no ventanas sino puertas al mundo a nuestros alumnos y alumnas.

También ha contribuido a esto Primaria con el programa
Comenius que nos ha permitido visitar Italia y Francia. Estamos en una sociedad intercultural, y esto también se ha visto reflejado en Verdemar con la llegada de alumnado inmigrante,
y aunque el número de alumnos no ha sido muy
grande, su presencia sí que ha sido importante para toda la comunidad.

Pero no todo van a ser cambios, en esta década hemos vuelto
a nuestras raíces con el aprendizaje cooperativo donde el
alumnado de diferentes niveles se ayudan e intercambian
aprendizajes. Así mismo, hemos continuado con la participación de las familias en nuestra labor educativa, su colaboración en talleres, charlas, o en la actividad Soy Profe, la cual es muy valorada tanto por los alumnos y alumnas como por el profesorado.

En definitiva, ha sido una década en la que hemos puesto la
vista en nuestro pasado para avanzar en nuestro futuro, porque como dijo Eleanor Roosevelt: “el futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños”.

Eva María Campo Ruiz
Regreso al contenido | Regreso al menu principal