Metodología - Colegio Verdemar

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Metodología

El Colegio
METODOLOGÍA DEL CENTRO

En el Proyecto Educativo de Centro tenemos definido algunos aspectos metodológicos que deben estar presentes en todas las actuaciones educativas que emprendamos, y que son las siguientes:

  • La relación entre alumnado/alumnado y alumnado/profesorado en situaciones de aprendizaje, parte de la cercanía de intereses y vivencias. La tarea del profesorado consiste en acercar los contenidos curriculares a esas vivencias e intereses. Las personas interpretamos la realidad a partir de nuestros propios conocimientos. El aprendizaje es subjetivo. Cada individuo reelabora la información que recibe del exterior y la acomoda a su estructura de pensamiento. Las personas cambiamos nuestros conocimientos e incorporamos otros cuando aquellos no nos sirven para interpretar los hechos del entorno. El profesorado debe descubrir las contradicciones conceptuales, provocar conflictos cognitivos y cambios conceptuales. Nuestra intervención educativa ha de partir de la expresión y manifestación libre y espontánea del alumnado para descubrir:

1. Los conocimientos previos que posee
2. Las posibilidades de razonamiento y aprendizaje que muestra
3. El nivel de desarrollo y madurez individual que ofrece
4. Responder a sus inquietudes y necesidades


  • Aprender significativamente implica cambiar la estructura cognitiva de la persona. El cambio puede ser cuantitativo, incorporar más información a los datos que ya teníamos; o cualitativo, reconstruir el conocimiento inicial modificando los conocimientos previos. Son los cambios conceptuales. El aprendizaje significativo implica conexiones lógicas, no arbitrarias, entre lo que sabemos y los nuevos conocimientos, la integración de los antiguos saberes con los nuevos. Esto exige alumnado mentalmente activo, predispuesto a pensar creativamente. Detectar las ideas previas del alumnado se convierte en un trabajo fundamental. Las ideas previas muestran algunas características:

• Son estables en el tiempo
• Son coherentes
• Implican una manera de razonar determinada
• Son compartidas y generalizadas en el grupo


  • Todo aprendizaje significativo implica memoria comprensiva. La memoria no es sólo el recuerdo de lo aprendido sino el punto de partida para adquirir nuevos conocimientos. En nuestro Centro, la diversidad de etapas, edades, y los diferentes niveles de desarrollo y madurez individual nos obliga a considerar el empleo de aquellas estrategias docentes que mejor se acomoden al alumnado y a los contenidos, procedimientos o actitudes planteadas como objetivos de aprendizaje. Así, la adquisición de ciertos automatismos básicos exigirá estrategias de aprendizaje repetitivo: interiorizar contenidos mediante la repetición de procedimientos.


  • Las actividades previas de investigación en orden a la recopilación de documentación, exploración de contenidos novedosos, etc. generan estrategias de aprendizaje por recepción: los contenidos que el alumnado debe aprender vienen dados por la información obtenida de los libros de texto, libros de consulta, programas multimedia, exposiciones del profesorado, etc. En este punto valoramos expresamente las actitudes docentes que dan primacía al planteamiento de preguntas que orienten y acerquen al alumnado al resultado (método socrático), en contraposición a la entrega de conocimientos ya elaborados, que el alumnado recibe y memoriza.


  • El aprendizaje por descubrimiento nos parece especialmente importante. Supone desarrollar actividades de aula orientadas a que sea el alumnado el que llegue a formular conocimientos concretos, no dados inicialmente, sin que se haya aportado el producto final. Genera curiosidad y motivación espontánea, incrementa la seguridad y autoestima del alumnado, crea un ambiente escolar más rico y produce, finalmente, aprendizajes significativos.


  • El papel del profesorado en Verdemar, ha conseguido compaginar un clima de convivencia escolar positivo, agradable, de respeto, afecto, confianza, seguridad y diálogo, con altos niveles de exigencia de responsabilidad al alumnado en relación con el máximo desarrollo individual de sus capacidades intelectuales, personales y sociales. El profesorado juega en este sentido un papel fundamental, es el “guía” del aprendizaje:

• Descubriendo las ideas previas del alumnado.
• Adaptando sus propuestas de aula al nivel de desarrollo mental y madurez del alumnado.
• Estableciendo relaciones significativas entre lo que el alumnado sabe y los conocimientos que son objeto de aprendizaje.
• Demostrando el interés y utilidad del aprendizaje planteado.
• Ajustando su intervención al nivel que muestra el alumno o alumna en la tarea de aprendizaje que se le presenta.
• Ejerciendo de referente y garante de los valores que el Colegio pretende transmitir.
• Promoviendo un ambiente escolar de diálogo, escucha, afecto, equilibrio, cooperación, distensión…
• Estimulando la curiosidad, la creatividad, la investigación.
• Participando en actividades de formación continua y profundizando en la reflexión sobre la práctica docente.


  • Consideramos imprescindible destacar que es el alumnado el protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje. Es el que decide implicarse, participar activamente, desarrollar y movilizar su habilidad mental. El aprendizaje es subjetivo e intersubjetivo. Por ello, nuestra práctica docente se ha basado siempre en la implicación responsable y activa del alumnado en las actividades de aula y en la búsqueda de equilibrio entre el aprendizaje necesariamente individual y el trabajo en equipo para aprender mejor, aprender más y aprender con los demás.


  • Se otorga importancia al desarrollo personal, desde, un perspectiva de integridad global, sin segmentación de sus partes, considerando una unidad cuerpo y mente, de sus actitudes, sus emociones, sus sentimientos, sus expresiones, sus decisiones, sus comportamientos, su movimiento...


  • Las propuestas educativas deben cuestionar la autoridad externa y al aprendizaje memorístico (conocimiento y memoria); las propuestas educativas deben pretender la vida en democracia, la participación, la experimentación vital, que frente el conocimiento teórico estuviera la práctica. No me lo cuentes y vamos a hacerlo, por lo tanto debe contener aprendizajes agradables y útiles para la vida.


  • El alumnado debe ser protagonista de su propio aprendizaje. Además ese protagonismo debe vivirlo directamente en los diferentes eventos educativos que se lleven a cabo en el aula o en el centro educativo. Este aspecto refuerza el autoconcepto y hace crecer su autoestima en el desempeño de las tareas escolares y de vida, que no deben separarse.


  • Deben primar los procesos sobre los resultados. La evaluación no se concibe únicamente como resultado final, sino como aspecto procesual: al inicio, durante todo el proceso y al terminar el proyecto o la actuación educativa en cuestión.


  • El aprendizaje cooperativo, principalmente por la interdependencia positiva que conlleva, debe estar presente en las propuestas educativas que provoque el profesorado. El aprendizaje entre iguales nos ofrece la posibilidad de aprovechar la capacidad mediadora que tiene el alumnado y el poder que tiene aprender enseñando, entendiendo colaboración como ayuda en la tarea de enseñar. Se trata de una estrategia que dota de significado a la escuela inclusiva, permite hacer realidad el desarrollo de habilidades básicas para la democracia, y sirve de motor de aprendizaje (aprender a aprender) por el alto índice de motivación que genera entre el alumnado. Nuestra intención es proponer imitación de modelos de prestigio, más próximos que el propio profesorado, como son los modelos de "los mayores", la adaptación a otras personas y espacios, donde exista un mayor nivel de complicidad en la ejecución de una tarea.


  • Disponer de un abanico amplio de propuestas educativas para atender los diferentes estilos de aprendizaje y ampliar con ello las posibilidades de éxito del alumnado. Tratamos de ampliar el esquema aula-clase-profesorado.


  • Hacer crecer la responsabilidad individual y colectiva, respetando el desarrollo y las etapas evolutivas del alumnado.


  • Conseguir que el alumnado ponga en juego habilidades comunicativas, reparto del protagonismo en la clase, gestión de la autoridad, del poder y asunción de responsabilidades, tanto individuales (estudiando y preparando con seriedad cada uno su parte), como colectivas (generalización al grupo-clase). Además consideramos que puede resultar una herramienta muy útil en la gestión de la diversidad, la diferencia, la heterogeneidad, cada vez más creciente en nuestras aulas, por lo que la integración escolar y la inclusión social son objetivos básicos en la educación obligatoria.


  • Implicación de las familias en las actividades de aula y de centro.


  • Aprovechamiento del error como una oportunidad de aprendizaje y nunca como un fracaso.


El método de lecto-escritura incorpora la imprenta, partiendo de conceptos en los que la observación y el dibujo son elementos básicos para la composición de pequeños textos que serán la iniciación a este proceso de aprendizaje.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal