Así empezó todo - Colegio Verdemar

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Así empezó todo

Verdemar > Pequeña historia > 1967-1970

Verdemar comenzó a funcionar como Colegio en el curso 1967/68. Hasta el inicio de la década de los 70, esos años pueden formar parte de la pequeña intrahistoria de los orígenes, los años de las ilusiones y las responsabilidades por el nacimiento de algo nuevo. Para construir ese relato contamos con el resumen de las ideas que figuran en el proyecto fundacional; con las aportaciones del alumnado de 3º de ESO, que ha estudiado y reconstruido el marco histórico de aquellos años; con la presentación y comentario de las leyes educativas; con el recuerdo de la primera directora y profesora del Colegio; así como con los testimonios de algunos fundadores, familias y exalumnos.

La década de los 60 en el mundo occidental representó un momento
de gran dinamismo y efervescencia social, hasta el punto de que la fecha de 1968 se ha convertido en icono para representar los decisivos cambios generacionales y culturales, que en la España de la época, fueron protagonizados por los sectores más progresistas de la sociedad, tanto en el mundo laboral y social como en el educativo, buscando también el cambio político que sacase al país de la dictadura en que estaba postrado. Dentro de este espíritu se inscribe el proyecto Verdemar que pone en marcha en Santander un grupo reducido de personas, sensible al problema de la educación de sus hijos e hijas.

Esos años del tardofranquismo preparan el gran cambio legal
que se operará en el sistema educativo español con la promulgación de la Ley General de Educación de 1970, aunque Verdemar tuviera que iniciar su andadura bajo las leyes anteriores. Pero el espíritu de sus fundadores, en cuanto a sus metas y objetivos, iba a ir mucho más allá de este constreñido marco jurídico, pensando en que el futuro de la educación debería discurrir por otros derroteros.

Merece la pena destacar tres principios que forman parte del
ideario fundacional del grupo Verdemar, operando como objetivos de su proyecto, y que reflejan a las claras sus compromisos de carácter social y educativo. En primer lugar, como madres y padres que eran, propugnan la creación de un Colegio que libere a la madre del cuidado de los hijos, favoreciendo su promoción laboral, económica, social y cultural fuera del hogar. En segundo lugar, quieren levantar un centro educativo (inexistente en ese momento en el entorno) que acoja a sus hijos e hijas desde la edad maternal, como entonces se decía, y que forme y desarrolle todos los aspectos de su personalidad. En tercer lugar, para hacer frente a los gastos generados por la 14 1967 - 1970 puesta en marcha y funcionamiento del centro, proponen un sistema de cuotas, desde un espíritu cooperativista, que compense las diferencias económicas, de manera que cada familia contribuya de manera desigual según sus posibilidades, para que sus hijos disfruten de iguales oportunidades, allegando también aportaciones de otras personas, bajo la fórmula de socio-amigo, identificadas con los principios del proyecto.

Como sucederá con las décadas posteriores, la escritura de
esta Historia cuenta con la colaboración y la complicidad de
todas las personas y estamentos que forman parte de la comunidad
educativa Verdemar, pero no olvida a quienes lo fueron en otras épocas, incluido el recuerdo que conservamos de los que ya no están entre nosotros. Por ello se ha querido que por estas páginas desfilaran los primeros fundadores (destacando la semblanza dedicada a Francisco Susinos Ruiz, primer presidente de la Cooperativa Verdemar), los primeros docentes, y los primeros alumnos del Colegio, pues la memoria que atesoran, integrada por sus experiencias y vivencias, es parte de nuestro patrimonio y prolonga en el tiempo, y no solo en el espacio, la comunidad educativa Verdemar.

Carlos Nieto Blanco

Regreso al contenido | Regreso al menu principal